Credo Institucional

Home / Credo Institucional

Credo Institucional

ORACIÓN INICIAL

Señor Dios infúndenos sabiduría para que en esta reunión prevalezca el bien común, prime la justicia y actuemos imbuidos de amor, siempre en pro de la paz y la verdad.

CREDO INSTITUCIONAL
  • Creemos en Dios, principio y fin de todo lo creado; en la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra.
  • Creemos en el Ecuador, espacio geográfico privilegiado por la naturaleza, ámbito propicio para realizaciones comunitarias y personales.
  • Creemos en la familia, crisol que forja seres humanos conscientes de sus responsabilidades individuales y comunitarias.
  • Creemos en nuestros colaboradores y docentes, savia vital de todo crecimiento; en nuestros estudiantes, semilla en eclosión y razón de ser del Liceo Panamericano.
  • Creemos que el cuidado y preservación del medio ambiente es un deber primordial, cuyo cumplimiento beneficiará a las actuales y futuras generaciones.
  • Creemos que la educación es el camino que conduce a la autorrealización humana, a la transformación de la sociedad y al progreso de la humanidad.
  • Creemos que la exactitud y puntualidad en el cumplimiento de nuestras actividades testimonian planificación, responsabilidad y respeto a la comunidad educativa.
  • Creemos que es obligación de todo educador estar informado de la realidad que les circunda, tanto en el ámbito local, nacional como universal.
  • Creemos que la responsabilidad social, la paz, la libertad, la justicia y la honestidad son valores que deben estar presentes en el cumplimiento de nuestra misión.
  • Creemos que la consolidación del sentido y espíritu de comunidad, es el medio idóneo para que nuestros sueños e ideales se hagan realidad.

ORACIÓN FINAL

Gracias Padre Dios, por habernos permitido trabajar con mentalidad abierta, guiados por el mejor saber posible. Infunde generosidad, coraje y decisión en cada uno de nosotros de modo que podamos ejecutar con eficacia, eficiencia y mentalidad positiva, las resoluciones adoptadas coincidentes o no con nuestro particular criterio, te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.